La tentación de la huida

A veces deseamos evadirnos del mundo refugiranos en la soledad. El viaje nos enseñará que necesitamos de los demás y que el cambio es posible desde dentro.

¿A quién no le tienta la huida? ¿Quiém no ha sentido alguna vez la llamada del mar de fondo? ¿Quién no ha pensado en hacer las maletas, romper con todo y refugiarse en el corazón del bosque?
Hace tiempo, cuando acariciaba ese sueño, pasé accidentalmente por Walden, aquel lugar de resonancias místicas donde Henry David Thoreu vivió su exilio interior. Me sorprendió comprobar que el lago famoso está- y lo estaba hace siglo y medio- en la orilla misma de la civilización. La imagen del profeta, de los de la masa de hombres en perpetua desesperación se me derrumbó. Tanto, que volví a leer Walden en busca de nuevas pistas.
Repase entonces aquel fragmento en que Thoreau cuenta que siempre tuvo en su cabaña tres sillas: La primera para la soledad, la segunda para la amistad y la tercera para la sociedad.
No soy naturalmente un ermitaño decia el escritor y amo la sociedad como el que más.
La soledad buscada le duró a Thoreau dos años que pasó en el lago Walden, afrontando los hechos esenciales de la vida y observando la naturaleza hasta sentirme parte de ella Aprendida la lección, volvió a compartir dichas y desdichas con los vecinos de la cercana Concord.
Aquel viaje me sirvió para compartir la escapada de Thoreau y regresar a la civilización con otros ojos más comprensivos. La tentación de huir remitió poco a poco, dando paso a una serena aceptación. Éste soy yo y éste es mi lugar, en mi casa, mi barrio, mi ciudad. En esta sociedad que nos ha tocado vivir y que podemos cambiar desde dentro, aunque a veces soñemos con cortar por lo sano.
La soledad es sabía, la huida es ciega. El sendero de la montaña puede ser nuestro mejor maestro, pero tarde o temprano llegaremos a un cruce de caminos y acabaremos dondo la razón al poeta John Donne: Ningún hombre es una isla.
Carlos Fresneda
Periodista
Autor de La vida simple y Utopía cotidiana.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Psicologia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: