Cómo afrontar una crisis I

Los momentos críticos pueden convertirse en una oportunidad de crecimiento si se viven con aceptación y comprensión.

La palabra crisis asusta. La asociamos a momentos difíciles y dolorosos, a incertidumbre, confusión. Decimos que estamos en crisis cuando algo amenaza con quebrarse: tememos perder el trabajo, dudamos sobre nuestra vida en pareja, nos sentimos descontentos con nosotros mismos… Algo que hasta entonces era una parte sólida y segura de nuestra vida se pone en interrogante, produciendo una incómoda sensación de inestabilidad.

Son muchas las formas y los niveles en que puede manifestarse una crisis, desde síntomas físicos y psicológicos hasta problemas familiares o sociales, así como también son muchos los motivos que pueden favorecer que emerja un conflicto. Las pérdidas importantes, los fracasos, las exigencias, los cambios… pueden hacer que la tensión llegue a un límite y se desborde. Entonces aparece el conflicto en su máxima expresión, como el punto culminante de un proceso que ha podido gestarse durante tiempo.

Si reducimos las crisis a su aspecto negativo nuestra visión de los hechos queda limitada, simplemente son situaciones que nos asustan, nos sobrepasan y que preferimos evitar. Pero en griego la palabra Krisis significa también decisión, cuestionamiento. En medicina, por ejemplo, se denomina «crisis curativa» al momento decisivo de la enfermedad, en el que puede darse un cambio tanto hacia la mejoría como hacia el empeoramiento.

Todas las crisis implican estas dos realidades, pues suponen un peligro y una oportunidad. El peligro viene dado porque sufrir una crisis significa atravesar un túnel oscuro, donde se pierde por un tiempo la claridad y las referencias, donde es probable extraviarse o quedarse encallado. Y supone una oportunidad porque si se logra atravesar ese túnel, si se consigue aceptar lo que surge y se sigue avanzando, es posible salir a otro lugar, diferente, transformado y con mayor comprensión tras la experiencia.

Todos en un momento u otro tendremos que enfrentarnos a algún tipo de crisis, la cuestión posiblemente esté en cómo vivirla para atenuar la desorientación y convertirla en una oportunidad de crecimiento.

¿POR QUÉ AHORA?

Una persona sufre de improviso, sin razón aparente, un ataque de pánico. A partir de ése día el miedo a que vuelva a repetirse trastoca su vida. Otra persona siente desde hace tiempo una gran desolación, nada le apetece y todo le supone un enorme esfuerzo. Una pareja se pregunta si seguir juntos o separarse tras una infidelidad. La angustia, la depresión y el rencor respectivos… deben entenderse como síntomas y, por lo tanto, como la parte visible de una crisis.

Si se pregunta a estas personas, u a otras con problemas distintos por qué ha aparecido ahora, en ese preciso momento, esa crisis, algunas podrán ligarlo a una situación personal que les está preocupando o haciendo sufrir especialmente. Sin embargo, otras veces, el motivo real se mantiene velado y la persona no entiende el porqué de su malestar, ni sabe qué es lo que realmente le pasa.

Todas las crisis aparecen en un escenario determinado, en un momento puntual de la vida, ante unas circunstancias peculiares, con una historia personal como base… Los síntomas, por lo tanto, no caen del cielo, ni aparecen por casualidad, sino que tienen un sentido dentro de la historia de cada uno.

Descubrir algo de este origen y del escenario en el que se han labrado los síntomas es importante. Sin embargo, para lograrlo uno ha de esforzarse o a veces recurrir a ayuda, pues en los momentos críticos la confusión y el caos emocional enturbian la visión que se tiene de las cosas. Para empezar a tirar del hilo cabe preguntarse: ¿qué cambios se han dado en los últimos tiempos? ¿qué situaciones han precedido a la crisis? o ¿qué realidad interna se ha mantenido negada y se ha acumulado hasta desbordarse? Intentar comprender la crisis, por muy difícil que sea, no es otra cosa que intentar comprenderse a uno mismo.

Cristina Llagostera
Psicóloga
http://www.cristina-llagostera.com

Explore posts in the same categories: Psicologia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: