La flexibilidad, una opción

Un junco se dobla al viento sujeto por sus raíces.
Nosotros también podemos enraizarnos en un actitud amable y positiva para fluir con el universo.

Aceptar las emociones

Podria decirse que existe un sufrimiento saludable y un malestar mórbido. El sufrimiento saludable es aquel que atrae la vida y que, por su naturaleza, es pasajero: alguien nos ofende en una reunión, dudamos de nuestra pareja, recibimos una múlta de tráfico… Si aceptamos las sensaciones que provocan esos hechos o posibilidades y obramos de la mejor manera posible en nuestras circunstancias, las emociones pasan. Si nos asustamos e intentamos huir o suprimir esas sensaciones a toda costa, se convierten en tabús, se amplifican en algún lugar recóndito de la psique y se convierten en un malestar latente e insidioso.
Shoma Morita, un famoso psiquiatra japonés, decía que incomodarse ante el malestar o ante las cosas de las que no tenemos control son respuestas humanas tan naturales como el agua que fluye de las montañas hacia el mar. Es pues un deseo contranatura pretender erradicar las emociones desagradables. En realidad, es posible incluso controlarlas minimamente, La actitud más sabia es aceptarlas completamente, dejando que fluyan y se desvanezcan por sí solas.
La inteligencia flexible nos aconseja tener confianza en la naturaleza armónica de todo lo que sucede en la vida y, sobre todo, mucha aceptación. Eso no significa abandonarse simplemente al conformismo, sino tener presente que haya muchas formas constructivas de afrontar una situación y que lo ideal es tener cintura y prespectiva para elegir el más eficaz en cada circunstancia.

El mosaico de la amistad:

Para algunas personas la flexibilidad supone una muestras de debilidad, una propensión a dejarse manipular, un retroceso. Pero en todo caso se trata de ese oasi atrás que permite avanzar más firmemente después.
Ser flexible, en un sentido psicológico, es añadir a la fuerza de voluntad- o a la firmeza de principios- un buen margen de maniobra. Precisamente para hacer esa dureza menos quebradiza, más realista, incluyente y ni excluyente, más amable con uno mismo y con los demás.
Y aquí hallamos otra lección de flexibilidad: la mayoría de logros dependen de saber mantener una prespectiva amplia admitiendo ciertas pérdidas a fin de conseguir un objetivo mayor. En una entrevista a la actriz Maria Luisa Merlo decia que tenía un truco para conservar las amistades. Consistia en contemplar a todos sus amigos formando parte de un mosaico. Unos aportaban unas cosas y otros otras. No puedes esperar que el que se acuerda siempre de todos los cumpleaños sea capaz de quedarse a consolarte hasta las tres de la madrugada en un dia de crisis, y vicecersa. Pero, en conjunto, María Luisa Merlo decía tener un mosaico de amistades que cubría todo lo que se puede esperar de un gran grupo de amigos. Cuando nos sintamos decepcionados por el comportamiento de un amigo, acordarse del gran mosaico de la amistad que permite flexibilizar nuestra visión.
El gran enemigo de la flexibilidad es el miedo. Y en antídoto del miedo es la confianza. El lama Soygal Rimponché exhorta a meditar sobre la muerte para integrar en nuestras vidas el axioma de que no existe nada de qué preocuparse. La idea es la siguiente: lo peor que nos puede acaecer en la vida es la muerte y se trata de un destino cierto. Si lo peor está asegurado ¿Que otra cosa habremos de temer? Si somos capaces de abtraernos de la certeza de la desaparición y vivir en el presente ¿por qué no olvidarnos también de cualquier otro mal para aprovechar el dia a dia con la máxima alegria? Si tratamos a las personas como si todas fuesen intrínsecamente buenas, considerando que la muerte es la peor posibilidad, veremos cómo la vida se flexibiliza.
La base de la flexibilidad se encientra en la bondad genuina de las personas y del mundo. Podemos ver la botella medio vacia o medio llena. Si escogemos pensar que existen buenos y malos, surgirá la rigidez, pues habrá que defenderse. Y si pensamos que la vida encierra algo terrible, nos dará miedo alejarnos de nuestro círculo seguro.

Rafael Santandreu
Psicólogo
Texto de cuerpo y mente nº 192

Explore posts in the same categories: Psicologia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: